Piso en Luanco: antes & después

Publicado el 11/04/2018 No hay comentarios NeutraDecor

La mayoría de las personas viven en pisos donde las estancias no son igual de luminosas, si no que hay habitaciones más oscuras que otras. No todo el mundo tiene una vivienda totalmente exterior y es complicado que la luz llegue a todas las estancias y rincones de la casa. Esto hace un piso triste porque hay zonas que son muy tristes debido a la falta de luz.

Eso es exactamente lo que pasó en un piso que reformamos en Luanco. Mi primera impresión al entrar fue oscuridad y tristeza. Parecía una casa vieja, cerrada y con nada de encanto. Se trataba de un primer piso con mucha luz, pero que tenía un problema muy grande. La vivienda (aunque era pequeña) estaba repleta de puertas, tabiques y demás elementos que se comían la luz procedente del exterior. De ahí esa impresión de tristeza y oscuridad.

Así era el piso:

El lugar más oscuro de la casa era el recibidor. No tenía absolutamente nada de luz ni sitio para poner un mueble bonito. Estaba repleto de puertas, y además el techo era bajo y no había posibilidad de subirlo. Y era una pena, porque a mí me encantan los recibidores… Como solución se nos ocurrió abrir el recibidor al salón, ¡y quedó estupendo!

Para ello se abrieron las tres estancias: hall, salón y cocina y el resultado fue un acierto total, se ganó espacio y sobre todo luminosidad.

Se hizo una cocina en tonos blancos e integrada, con una península para separar los dos espacios y aumentar el almacenaje

Se colocó la mesa grande de comedor al lado de la ventana con la finalidad de poder darle más uso. Y así aprovechar al máximo la luz natural mientras se come, se trabajas o lees.

Para la entrada  a la casa se optó por colocar un papel de tonos verdosos y alegres. De esta forma se le dio un poco de protagonismo al recibidor. A su vez, se buscaba separar este espacio del resto sin necesidad de colocar barreras arquitectónicas. Y con el papel logramos todos los objetivos.

Con las alfombras se utilizó este mismo truco, de forma que éstas delimitan la zona de estar y la zona de comedor. Además, para el salón se aprovechó el sofá que estaba en la casa antigua. El resto de accesorios y mobiliario que se colocaron fueron muy asequibles. De esta forma el gasto en la reforma no fue demasiado importante.

¿Qué os ha parecido?

Ángela

Fuente de la noticia

Añadir nuevo comentario


Go to top